Cicatrización úlcera varicosa y prevención de trombosis.

Tanto para el tratamiento de la Ulcera Varicosa como para el de   la Trombosis venosa, se requieren de conductas terapéuticas   actualizadas, que  puede ofrecer  esta Institución, con una trayectoria asistencial y académica de más de 25 años.

Prof. Dr. Félix Francisco Pace. Presidente y Director académico de la Fundación Fundapreve.

Director científico de la revista Argentina de Flebología.

Presidente de Honor de la Sociedad Panamericana de Flebología.

En el caso de la Ulcera Varicosa se recuerda que constituye una complicación  de muy  alta morbilidad, e invalidante, el paciente pierde muchos días y horas laborables. Esta enfermedad  es    consecuencia de una alteración venosa crónica, que condiciona una disfunción  microcirculatoria, con graves alteraciones en la piel, en muchos casos con infección sobreagregada, que torna más difícil su tratamiento.   Además  en algunos casos se agrega  una lesión conocida con el nombre de Erisipela, que agrava aún más   el cuadro patológico, posteriormente se produce la lesión de los tegumentos, que finalmente termina  con la aparición de la Ulcera varicosa, generalmente muy dolorosa.

Actualmente  se cuenta con métodos de avanzada para su tratamiento, empleando piel cultivada y/o implantes de piel,  que  se pueden realizar en forma ambulatoria sin necesidad de internación,  permitiendo una pronta  cicatrización, con la  consiguiente desaparición del dolor.

Asimismo el Dr. Pace recuerda que  La Trombosis Venosa  constituye  otra  de las complicaciones frecuentes de la enfermedad venosa, se debe considerar dos tipos de Trombosis: Las que asientan en el Sistema Venoso profundo de la pierna, son  venas subaponeuróticas, que normalmente drenan  mas del  90% del retorno venoso, las trombosis localizadas en este sector, son las más graves,  porque pueden evolucionar  hacia  una embolia , que es el desprendimiento de un coágulo, con graves consecuencias para la salud,  siendo  el dolor, la hinchazón  o el edema de la pierna  los primeros  síntomas de alerta y se debe concurrir a la consulta .

En cambio la otra Trombosis, llamada Tromboflebitis superficial , que es la que asienta en las venas superficiales, generalmente son menos graves  y  se caracterizan por  afectar generalmente  un sector de la pierna,  presentan induración,  dolor y eritema  (coloración rojiza),  raramente provocan embolias , no obstante  también requieren de pronta atención para evitar su progresión y complicaciones mayores.

El reposo con los pies elevados, la protección del  calor local, evitando estar sentado frente a estufas, evitar traumatismos, tabaquismo, constituyen entre otros, factores que pueden prevenir  no sólo la Trombosis sino también  las Ulceras de las piernas , con la consiguiente mejoría en la calidad de vida

Abrir chat